No es de extrañar que el calentamiento global esté ampliamente ligado, por un lado, a la elevación de los precios de la energía eléctrica y que la consecuencia sea un aumento en el gasto familiar y, por el otro, el continuo dilema del ahorro de electricidad que muchas veces está por encima de la comodidad.

¿Cómo no prender tu aire acondicionado cuando la temperatura es de 40º y la sensación térmica es mucho peor?, ¿cómo decirles a tus hijos que sólo pueden encenderlo por las noches y unas cuantas horas porque estarás sufriendo tu próximo recibo de luz?

Por ello, la opción de los paneles solares se ha ido acercando cada vez más a los bolsillos de las familias mexicanas. Por ejemplo, si te cobran la tarifa DAC que es la más cara, es un hecho que tener paneles solares te conviene, porque en 2 o 3 años habrás recuperado la inversión total con el ahorro de tu recibo de luz y, tendrás más de 40 años para seguir ahorrando porque en eso oscila el tiempo de vida útil de los paneles.

Además, si en un futuro decides cambiarte de casa, puedes llevarte tus paneles solares sin ningún problema, sólo tendrías que pagar la instalación nueva. A todo esto, súmale el beneficio económico que verás reflejado y agrega la ganancia de la sustentabilidad, porque estarás generando tu propia energía y podrás decirle a tu familia que pueden encender el aire acondicionado sin sufrir los próximos bimestres.

Los paneles solares necesitan un mínimo de mantenimiento y si platicas con gente a tu alrededor que ya se ha sumado a esta nueva forma de generar energía, verás que nadie se ha arrepentido de ello, al contrario, están satisfechos con los resultados.

¡No lo pienses más y decide hacer el cambio! Acércate a nosotros sin ningún compromiso para asesorarte sobre el plan que mejor se adecúe a tus necesidades y a las de tu familia, verás que los paneles solares son la mejor inversión y además dejarás una huella positiva en el planeta al usar energía limpia y renovable.