México se sitúa en lo que se conoce como cinturón solar, que son los países que tienen la ubicación geográfica con la mejor exposición al sol, lo que genera más eficiencia en la instalación de paneles.

En México un particular puede tener sus propios paneles solares que reducen el costo de la factura en un 99% y en el caso de tener electricidad sobrante, ésta puede ser inyectada a la red eléctrica para reducir la tarifa de la Comisión Federal de Electricidad (CFE).

Todo ello en un entorno idóneo, y es que el 85% del territorio mexicano es óptimo para la generación de energía solar.

México se comprometió a que, para 2014 generaría el 35% de la electricidad con energías limpias. Actualmente se genera el 80% de la electricidad con hidrocarburos.